Open Widget Area

Identidad Bicentenario Argentino


11 de agosto de 2011, por AlejoBergmann

bicentenario argentino

Con el objetivo de elegir un sistema visual y gráfico para representar a la República Argentina en los festejos conmemorativos de la Revolución de Mayo de 1810, la Secretaría Ejecutiva de la Conmemoración del Bicentenario de la Revolución de Mayo convocó un concurso público nacional.


Se presentaron más de 200 propuestas, dentro de las cuales el primer premio fue para Martín Andrés Ábalos, pero la elegida por el Gobierno Nacional fue la elaborada por Juan Pablo Tredicce, Hernán Berdichevsky y Gustavo Stecher, diseñadores gráficos a cargo del estudio argentino ImagenHB, quienes fueron seleccionados en el segundo lugar.

bicentenario argentino

Bicentenario en la Argentina

Según el trabajo de consultoría realizado para la Presidencia de la Nación, el análisis simbólico de la identidad visual del Bicentenario debía evocar celebración, pertenencia e integración (hacia adentro); así como diferenciación y reconocimiento (hacia afuera).

Bicentenario en la Argentina

El concepto gráfico de la marca del Bicentenario Argentino sintetiza de manera precisa la escarapela argentina y el sol incluyendo cada una de las décadas de los doscientos años que se festejan, desde 1810 a 2010, en un relato similar a los anillos de un tronco de árbol que revelan su edad.

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

La construcción del sistema permite personalizar, a partir de la marca madre, las 24 jurisdicciones (las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sede del Gobierno Nacional) y una número 25 creada ad hoc para los argentinos en el exterior. Si bien cada provincia tiene su identidad, cada una de ellas está contenida en un todo que, en tanto símbolo patrio, se constituye en el isologotipo del Bicentenario, cuya paleta cromática cita los colores propios de la bandera argentina, ampliando la gama en el caso de las identidades de cada provincia.

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Otras Aplicaciones de la Marca

Como toda identidad visual, también se diseñó el sello postal “Bicentenario de la Revolución de Mayo”. La tirada fue de 600.000 ejemplares disponibles en las sucursales del correo de todo el país. Fecha de emisión, 6 de marzo de 2010. Valor $1,50.

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

El Canal Encuentro quería diseñar una pieza para celebrar. La morfología del logo del Bicentenario era suceptible de ser descompuesta en una unidad mínima, un fragmento similar al pétalo de una flor. De este modo, la animación se basó en un clima suave y movimientos delicado, conectando el logotipo del Bicenternario Argentino con el de Encuentro.

Animación y composición: Inés Trigub
Diseño: Gabriela Salem

Bicentenario en la Argentina



Pabellón Argentino en Expo Shangai 2010

En el año 2010, la Argentina estuvo presente en la expo Shanghai, China. El pabellón estaba ubicado en la zona sur del predio, a metros del Houtan Square, una pintoresca plaza de eventos lindera al Río Huangpu. Por sus dimensiones y por la cantidad de países participantes y de visitantes que se tiene previsto que la visiten, se dice que es la exposición internacional más grande de todas las celebradas hasta el momento.

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina



Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

Bicentenario en la Argentina

El logo del bicentenario en libro de diseños de todo el mundo

Mercedes Ezquiaga
De visita en Argentina, el brasileño Julius Wiedemann, uno de los directores de la prestigiosa editorial alemana Taschen, remarcó el impacto del logo del Bicentenario, incluido en el libro “Logo Design Volumen 3”, que se acaba de presentar en el país y reúne algunos de los diseños más importantes del mundo.

“Tiene todos los atributos que un logo debe tener. Inspira a diferentes generaciones y los conmueve. Siempre será recordado. Es hermoso”, sintetizó en diálogo con Télam un entusiasmado Wiedemann, sobre el mentado diseño que realizó la agencia creativa argentina Imagen HB y que fue elegida entre más de 200 trabajos.

Para el director del área digital, de diseño y cultura pop de Taschen, “hay tres cosas que un logo debe tener para ser exitoso: ser diferente, innovador y distinguirse. Además, debe ser bien ejecutado, durar en el tiempo y ser flexible para adaptarse a diferentes medios de comunicación”.

¿El diseño de logos ha variado con el paso del tiempo? “Seguro -dispara el editor-. El diseño y el enfoque siempre están cambiando. En los últimos cinco años, los logos han sido adaptados para poder ser representados en 16 x 16 píxeles, el tamaño de un ícono del navegador. Ahora todos necesitan ser reconocidos primero en Internet”.

En 2001, Wiedemann comenzó a trabajar en Taschen -preciosos libros de lujo, un deleite para la mirada del lector- luego de abandonar su Brasil natal y de residir algunos años en Japón, y lanzó algunos de los libros más emblemáticos de diseño gráfico, cultura pop y publicidad de la última década, con más de un millón de copias vendidas en el mundo.

Logo Design Volumen 3 -su más reciente creación que el brasileño vino a presentar al país- reúne logotipos de todo el mundo y de diferentes ámbitos en capítulos temáticos que abarcan desde la industria creativa hasta la moda y es la continuación de los volúmenes 1 y 2, cada una de las ediciones que se dedica a abordar lo diseñado en los últimos dos años.

El diseño del logo del Bicentenario de la Argentina es un proyecto con el que ImagenHB -la agencia creativa fundada por los diseñadores Hernán Berdichevsky y Gustavo Stecher- ganó el concurso público convocado por la Presidencia de la Nación para simbolizar los festejos patrios.

No es la primera vez que este prestigioso estudio -especializado en identidades visuales globales- aparece publicado en la editorial alemana: en el volumen 1 ya eran mencionados por Nobrand, una simbología de la idiosincracia argentina que se convirtió en tienda conceptual.

Para el Bicentenario, el desafío era encontrar una expresión gráfica que fomentara en todos los argentinos el sentido de comunidad y pertenencia: “En la escarapela argentina encontramos un símbolo puro, sin bandera ideológica, que además condensa un ritual, desde chico te la colocás cerca del corazón en cada acto escolar”, contó a Télam Hernán Berdichevsky.

A esa escarapela celeste y blanca se le integró el sol, presente en la bandera y cada una de las ondas que rodean la marca, que además de darle velocidad, simbolizan cada década de la Nación, mientras que los colores y transparencias logran la modernidad del diseño, detalló.

“Es un símbolo potente, moderno y patriota”, resumió Berdichevsky sobre el logotipo que acompañó todas las acciones emprendidas en el marco del Bicentenario, emisiones televisivas, comunicación institucional, recitales callejeros, actos públicos y por supuesto, la mega celebración que copó la 9 de julio en mayo de 2010.

“Hubo una revalorización de un símbolo que la gente usaba sin saber qué significaba. A partir de ahora, para muchas generaciones este nuevo símbolo va a significar los 200 años de la celebración de la patria”, se emociona el diseñador.

Y va por más: “El Centenario fue un festejo físico, se hizo la Avenida de Mayo, el Colón, una edificación arquitectónica muy importante, y cuando se apagaron las bengalas, quedó una ciudad nueva. Pero el Bicentenario fue una mega fiesta mediática, increíble, y cuando terminó no quedaba nada tangible, excepto la nueva escarapela, para poder identificarse y recordar todo lo que pasó”.

Cuando un piensa en un país, se piensa en su gente, el clima, sus paisajes, su historia y sus personalidades, ¿cómo es posible representar tantas cosas en una marca? Si bien la marca elegida para el bicentenario argentino no resultó ser la ganadora, es la más pregnante de todas, ya que tiene síntesis + concepto + pregnancia, elementos básicos para que sea memorable y amigable para el argentino y el mundo. Basándose en elementos tan claros para los argentinos como la escarapela y el sol, sumándole al concepto de que cada una de las puntas representa 10 años de la historia Argentina, hacen que esa combinación fuese maravillosa. ¿Si en el concurso salió un ganador, es correcto que un jurado use otra identidad? ¿Una identidad argentina siempre tiene que tener el color celeste en su marca? ¿Para mostrar a la República Argentina, hay que mostrar un sol?

Alejo Bergmann  
 
 

F1 F2 F3







  •  

  • Recibí nuestros newsletters diarios